mail-logo

2018-01-11

Cali y su calvario en la movilidad

¿Quiénes ganan con este desorden? Concesionarios/vendedores de autos y de motos que encontraron su nicho de mercado: “una oferta pobre, generando una demanda insatisfecha grande”. Ahí está el negocio.

Cali y su calvario en la movilidad

Usar el transporte público colectivo en Cali era una experiencia poco agradable. La constante era ver buses/busetas sucias, destartaladas en su interior, con un radio a todo volumen, sin timbre, altamente contaminantes y de repeso un motorista malgeniado y sin cultura ciudadana. Hoy la imagen del “MIO” en algunos de esos aspectos es igual.

La guerra del “centavo” incentivaba a los conductores a parar – en cualquier lugar – donde hubiera una mano levantada. La razón: sus ingresos dependían del número de pasajeros transportados. La consecuencia: más paradas, más trancones, más contaminación.

Con la entrada en funcionamiento del “MIO”, todo cambió. Se establecieron sitios para las paradas y los carriles exclusivos permitieron aumentar la velocidad de los buses. Las estaciones aglutinan usuarios, desapareció la guerra del “centavo” y el pago inteligente – con tarjeta – al entrar a la estación para subirse al bus aumentó la velocidad de la operación.

Se podría decir que el tiempo de espera de los buses, en cada una de las estaciones, era prudente y no generaba mayor angustia.

Hoy las cosas muestran otro panorama. El acelerado deterioro en la operación del sistema, en la flota de buses al igual que en el mobiliario urbano es evidente. En las estaciones, la información sobre recorridos y tiempo de llegada de buses es inexacta y desesperante, el internet no funciona y el aire acondicionado en los buses es escaso o inexistente. El servicio prestado cada día es peor.

Por otro lado, la situación financiera del sistema es asfixiante y en ocasiones mendigante. No se ve con claridad una política coherente de transferencias y de tarifas. El “Mio-Cable” no impactó socialmente todo lo que se quería. Nació muerto. Su grado de ocupación es bajo y seguro estoy que al analizarlo separadamente, la operación es altamente deficitaria.

Faltó planeación y con ella la ausencia de una “política pública”, estable en el tiempo, que nos indicara en materia de movilidad que las ciudades se deben diseñar para las personas y no para los vehículos. Nos quedamos haciendo y desarrollando “planes viales” (para los carros/motos), en vez de haber adoptado y puesto en marcha un “plan estratégico de movilidad” que priorizara al peatón, la bicicleta, y el transporte masivo por sobre el vehículo particular y la moto.

Mientras la ciudad se llena de autos, motos, transporte informal o “pirata”, trancones, inseguridad, el gobierno corre a construir y a ampliar más vías – en el norte y en el sur – favoreciendo al transporte privado, actitud con la cual jamás mejorará el transporte masivo.

¿Quiénes ganan con este desorden? Los concesionarios/vendedores de autos y de motos que encontraron su nicho de mercado: “una oferta pobre, generando una demanda insatisfecha grande”. Ahí está el negocio.

Respecto del “Mio”, es el momento para llevarlo a cuidados intensivos y sacarlo de ahí con vida. Hay que poner en cintura a los operadores. No más promesas. No más anuncios. No más “lloriqueos” sobre la leche derramada. Los caleños demandan acciones coherentes y encaminadas a mejorar un sistema que no para de perder usuarios.

Solo siendo funcionales, brindando calidad en la operación del servicio, seguridad, andenes para la gente, ciclorrutas confluentes, parqueaderos para autos y para las bicis se podrá pensar en un cambio no solo de imagen sino de actitud frente al servicio.

Quisiéramos tener un “Metro” o un “Tren ligero”? Sí. Pero primero… ordenemos lo que tenemos.

Por mi parte, desde la Cámara de Representantes estaré atento a brindar mi respaldo a todas las iniciativas encaminadas a la consecución de aportes presupuestales que le correspondan a la nación y a aquellas que tengan que ver con entidades del orden nacional como Planeación y el Ministerio de Transporte.

¡Cali merece tener un sistema de transporte de calidad!

mensaje-icon-form

Suscríbete a nuestra newsletter,
ingresa tu corre electrónico.

subir