mail-logo

2018-01-18

Las mujeres deciden

Recientemente celebramos 60 años del ejercicio del voto femenino en Colombia.

Reciente informe de la Función Pública establece que en Colombia, las mujeres ganan terreno en la Rama Ejecutiva ocupando cargos que estaban reservados para los hombres. Así las cosas, el 51% de los empleos públicos del país, son ocupados por ellas. De mi parte, ¡muy merecido!

Lo he expresado en otras oportunidades: “es posible fortalecer la democracia a través de la alternancia de género en el ámbito político” y celebro que en cumplimiento de la Ley de Cuotas – No. 581 de 2000 – se registren cifras superiores al 30% de lo que obliga la norma.

Fue en la constituyente convocada por el general Gustavo Rojas Pinilla, siendo presidente de Colombia, que se aprueba el derecho al voto de las mujeres al firmarse el Acto Legislativo No. 3 de 1954. Allí se les dio legitimidad para elegir y ser elegidas.

La participación femenina, ejerciendo su derecho al voto se dio por primera vez, en nuestro país, un primero de diciembre de 1957. Ese día, más de un millón 800 mil colombianas votaron por primera vez con ocasión de una consulta a la comunidad para validar la participación de los partidos políticos.

Recientemente celebramos 60 años del ejercicio del voto femenino en Colombia.

Siendo sinceros, son muy pocas las mujeres que han alcanzado cargos políticos de relevancia. Han llegado al Congreso de la Republica, a los ministerios, a las altas cortes, a las embajadas, pero la historia colombiana no registra a ninguna de ellas en la vicepresidencia o presidencia del país.

Mi compromiso, desde el Congreso de la República, es liderar el fortalecimiento de una política pública de mujeres, donde los principios de paridad, universalidad y alternancia en su participación, se afiancen con el fortalecimiento de su liderazgo.

Propongo, con el ánimo se modernizar los partidos políticos se creen las escuelas de formación y liderazgo de la mujer, así como en los gobiernos se establezcan las direcciones de género.

Soy un convencido que trabajando desde el sector de la educación se puede construir desde la primera infancia el empoderamiento de las niñas, con el fin de potenciar su rol como líderes políticas del futuro.

Seguro estoy, que de esta manera, se crearán nuevas condiciones de desarrollo que nuestra región necesita.

mensaje-icon-form

Suscríbete a nuestra newsletter,
ingresa tu corre electrónico.

subir